martes, 14 de septiembre de 2010

una nostalgia nueva. no tan triste. voy aprendiendo, de a poco.
moreno y mendoza y un montón de casas muy intrigantes, pero están todas cerradas (ya lo dijo nadine: la ciudad está cerrada). la palabra intriga que ya es cabecera. alto pelado, tequila.
hoy no puteo a nadie.
oroño y me pregunto cómo funcionarán los lucky esos con el cosito de menta. media cuadra después veo tirado un filtro viejo, usadísimo. lo desarmo y encuentro los restos de una bolita con un olor a pucho usado y a menta lejana.

santiago y julio y hago visera con las manos mientras miro por los vidrios de esa primaria que fue tan incómoda. casi me puedo ver haciendo la fila de chiquito y el jopo que usaba.
gustabas de la luchini en esa época?
qué verbo genial.

unas pecas de mate, un examen imposible de aprobar, un montón de palabras. las paredes esperan boquiabiertas una noche más tranquila...

1 comentario:

jimena rivas dijo...

A mí, personalmente ese frescor en la boca me resulta ajeno al hábito de fumar, pero para innovar zafa. Por otro lado, también en lo personal, coincido 'qué lindo verbo, gustar', de aquellas épocas de la pregunta ¿de quién gustás?.
Por otro lado, hay muchos éxamenes imposibles de aprobar hasta que se demuestra lo contrario. A veces la falta de fe es directamente proporcional a la buena suerte que a uno le cae en gracia ¿no?.


Saludos.