miércoles, 29 de septiembre de 2010

me senté en la baranda y miré para abajo. el empedrado del colegio español me devolvió un gusto a piedras y a vértigo. desde arriba el patio ese parecía algo medio muerto. ví dos zapatos que salían de una puerta convertirse en una nena dos nenas tres nenas de pelo largo. dos rubias, una de pelo oscuro.
una de las nenas le tocó el hombro a la otra mientras miraban para arriba. una me sonrió y la otra me saludó. les devolví una sonrisa pero dejé las manos en los bolsillos y la cabeza envuelta en frío, en moby. hirviendo de palabras.
y en ese momento me pareció insoportable hasta el río.

3 comentarios:

HormigaO dijo...

que buena imagen generaste.

GoNZaLo dijo...

no entendi xq termino asi tan mal =S jaja

Florencio dijo...

te cuento después cómo salió todo, dale gonza?