viernes, 25 de marzo de 2011

anécdota al pie.

lo hago por vanidad porque en realidad, esta vez, sé que no voy a escribir nada interesante. y sin embargo pienso si lo que escribí recién es una buena frase de inicio. el ruido a teclas y las formas en courier new son tan vintage, tan fantasma escritor. pero en realidad es una acción como tanta otra perdida entre dos momentos más agendables, es una sensación a nada tan agradable que lo que encuentro está muy lejos de lo que yo creía que andaba buscando y no me importa. somos tu corto de i-sat.

"es raspar el pote de dulce de leche a las 5am, es escribir sin más preocupaciones que la de mencionar tu nombre, es el libro que me encontré arriba de un parquímetro. un libro viajero, unas poesías aburridas, con demasiado espacio en blanco. lo mamarrachié todo, Guillo. no es más que formas que a veces son lentes de sol o tubos de off o hambre. y como pero sin ganas casi. sintiendo mis ojos inyectados en sangre lijando mi córnea como una palabra como ventana o darling y qué predecible que esto. mi ritual de cevezas y rueditas a la madrugada se vuelve panza y teclas trabadas. pero la poesía descartable chorrea catarsis y nos encanta."

2 comentarios:

Paula dijo...

pero en realidad es una acción como tanta otra perdida entre dos momentos más agendables.


year after
year

Alesin dijo...

puf. chorrea tanta catarsis.

(entre sólo para leerte, darling. sabelo)