domingo, 7 de agosto de 2011

acaso la mirada de asco que ella le dirigió a mi mate fue el vaso que rebalsó la gota.
-no tomo mate.
con eso me bastó para no verla más.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

alguien me dijo alguna vez que no se puede confiar en quien no toma mates. creo que fuiste vos.

Pez dijo...

tan cualquiera que no te imaginás.
ahí arreglé todo.
;)

Pez dijo...

contame más de "una pez.."

MegiclicK dijo...

Es un pecado no tomar mate. Bah, casi.

Florencio dijo...

anónimo, suena a una de las boludeces que yo pude haber dicho... (:
pez, sí, una 2.0... con conexión usb y todo..
señorita megías, casi no tomar mate dice usted? o casi pecado?

Alesin dijo...

lo mejor que podría haber hecho, don florencio.