lunes, 9 de agosto de 2010

dos fasos y unas cuantas conversaciones después estaba en mi casa. las palabras todavía rebotaban en mi cabeza un remolino de frases adjetivos dolor capricho. agarré la primer birome y un par de hojas y le empecé a dar. tenía algo de gusto a libro de autoayuda a blog de microondas. de repente estaba en un psicólogo contándole que yo estaba inseguro de mí mismo y que yo siempre. por eso tanto vacío tanto no pertenecer. increíble.
era como estar en la primera fila en 3D de la película que te arma el subconsciente (y fue más debido a las conversaciones que a lo otro). bastante berreta pero podría haber salido por i-sat (en cine Z y ya imagino a los cuervos)

first sign that you are not OK: writing a whole lotta of questions in a sheet of paper and the last one being "is it okey to write so many questions?"

igual me las respondía y seguía con más preguntas y con diálogos entre el psicólogo (que en mi cabeza estaba interpretado por Federico Luppi.).
manijamanijamanijamanijaquieroaprendermanijamanija then stop talking to an imaginary shrink nomoremanija (porunrato)

...no sé si punto caramelo pero quién dice.

3 comentarios:

Ana dijo...

IDEM (lo que te puse en mi blog)


notita: en mi cabeza federico luppi es mi profesor de gimnasia

ana

Alesin dijo...

Uffff. Las conversaciones esquizofrénicas son BRUTALES.
Yo tengo esas conversaciones con el pelado, Eduardo Galeano.

limona dijo...

fasos..remolinos constantes..inconstantes.. palabras.. ruidos incesantes, inestables, preguntas..
y mas preguntas.. y respuestas.. pensar, pensar.. la cabeza no podía parar.. necesitaba hablar.. callar..besar..desear..respirar y parar.. estar para continuar..dar..parar..y volver a empezar..